en defensa de la plaza de la trinidad


Rafael Moneo, 3 de junio de 2015

Me adhiero con toda firmeza a todos aquellos que defienden la integridad de la Plaza de la Trinidad, tal y como la proyectó Luis Peña Ganchegui, considerando que intervenciones como las propuestas transforman y desvirtúan lo que ha sido un modelo de actuación en los espacios públicos y abiertos de los centros históricos.

Cabe decir que llueve sobre mojado, ya que a lo largo de los cincuenta años transcurridos desde la remodelación de Peña Ganchegui a lo que es la situación actual, el recinto ha sufrido...

(seguir leyendo)

 


 

Eduardo Mangada, 1 de junio de 2015

He leído el manifiesto contra la pretensión de cubrir el frontón de la Plaza de la Trinidad. De forma cómplice y considerándolo un honor, uno mi firma con la de quienes defienden una de las obras más significativas, desde el punto de vista espacial, social y cultural, del País Vasco. Una de las obras que con mayor intensidad y contención muestran la capacidad de un gran arquitecto, Luis Peña Ganchegui, para interpretar el genio del lugar, la potencialidad del espacio y su capacidad de renacer y consolidarse como un referente para toda una ciudad.

Manuel Solà-Morales afirmaba que la ciudad se construye en gran medida con el paisaje y la...

(seguir leyendo)

 


 

Manuel Iñiguez, Alberto Ustarroz, 17 de marzo de 2006

Este escrito pretende plantear la situación de olvido y abandono que atraviesa en la actualidad uno de los episodios arquitectónicos y urbanos más importantes de la ciudad de San Sebastián, la Plaza de la Trinidad realizada por el arquitecto Luis Peña Ganchegui en el año 1963.

Es innegable que la característica más importante de la ciudad de San Sebastián la constituye la presencia directa de la naturaleza. La estrecha simbiosis alcanzada a lo largo de los años entre naturaleza y arquitectura...

(seguir leyendo)